Los Indicadores de Gestión (KPI) de cobranza necesarios

Dentro de la administración de una empresa, un aspecto indispensable por vigilar son los indicadores KPI, los cuales reflejan el desempeño del negocio respecto a sus ingresos. Con el estudio de los indicadores de desempeño, puedes controlar cada proceso de trabajo, las estrategias y optimizar al máximo los recursos de la empresa

En consecuencia, resulta relevante comprender qué son los KPI para aprovechar sus ventajas al utilizar los indicadores correctos en la evaluación de una compañía, especialmente en lo que a cobranzas respecta. 

Los indicadores de desempeño y su importancia para los negocios

Los indicadores de desempeño -también conocidos como KPI por sus siglas en inglés- son instrumentos de medición para evaluar el rendimiento de determinadas áreas o procesos. Su análisis ofrece información de valor para la toma de decisiones estratégicas, siendo indispensable para que los gerentes y directivos sepan orientar el destino de sus empresas.

Más allá de saber qué son los KPI, directivos y altos cargos deben valerse de los indicadores de gestión adecuados para, por ejemplo, conocer el desempeño del área Finanzas y tomar medidas para mejorar el cobro de facturas. En ese sentido, los siguientes indicadores de desempeño son algunos de los más relevantes en materia de gestión de cobranza:

1. Días de cobranza (DSO)

Este indicador se refiere al tiempo que tarda en hacerse efectiva una cuenta por cobrar, es decir, el tiempo que transcurre entre la venta y su materialización en la caja de la compañía. 

Con el estudio del DSO, podrás tener precisión sobre el comportamiento de tu cartera y la eficiencia de tu sistema de cobranza, además te permitirá rastrear los cobros del mes y realizar estrategias pensadas para ofrecer planes de pagos más adecuados a tus clientes.

2. Cumplimiento de pago 

Uno de los indicadores KPI más importantes en materia de cobranza. Se refiere a la probabilidad de pago antes del vencimiento de una cuenta.

3. Estado de cobranza

De igual manera, el análisis del estado de cobranza permite obtener información útil sobre cómo se distribuye el cobro de facturas con base en las fechas de vencimiento.

4. Gestiones de avisos manuales y automáticos

La comunicación con los deudores es un factor clave para la recuperación de una cuenta. Se recomienda llevar un registro del porcentaje de la contactabilidad con el cliente, el seguimiento de los mensajes y detectar si un aviso fue leído. En esta labor, un software especializado puede convertirse en un verdadero aliado estratégico para la compañía al optimizar la gestión de cobranza y automatizar diversos procesos asociados a esta tarea. 

5. Comportamiento en el tiempo de las cobranzas agregadas y recaudaciones

Los indicadores de gestión de cobranza que se van actualizando, deben ser evaluados para identificar el promedio de tiempo en que se van sumando nuevas cuentas y el estado real de las recaudaciones, con el fin de lograr el balance financiero.

6. Comportamiento de pago de los clientes

También es importante identificar las tendencias de la cartera respecto a su historial y formas de pago, pudiendo calcular cuánto tiempo tardará en pagar una cuenta un cliente, llevar un registro de su comportamiento y gestionar acciones para buscar la liquidación de sus deudas.

 

Sin duda, todo negocio debe controlar los indicadores de gestión de cobranza para tener sus flujos de caja en orden y así evitar problemas de liquidez. En ese sentido, herramientas como Cobrotech son determinantes para que las empresas puedan agilizar los procesos de cobranza, automatizar acciones como el envío de mensajes y la generación de informes, conocer mejor a sus clientes y saber el nivel de riesgo que representa cada caso en particular.