Cómo la cobranza adaptativa mejora la gestión de cobranza

Realizar ventas a crédito es una excelente manera de ganar clientes. Sin embargo, tiene el riesgo implícito de que los deudores no paguen a tiempo o no lo hagan, afectando significativamente el flujo de caja y las operaciones. 

De hecho, en enero de 2019 un total de 66.137 empresas -de 441.890 evaluadas- se hallaban en morosidad con un monto promedio de $13.405.291, dando cuenta del nivel de endeudamiento del ecosistema empresarial nacional.

Por otro lado, y en lo que a personas respecta, en el país hay 4,5 millones de morosos, evidencia de la situación financiera de gran parte de los chilenos.

En ese sentido, las estrategias de cobro a clientes deben mejorarse a diario, y una buena manera de hacerlo es mediante cobranza adaptativa, una de las más innovadoras y eficientes del momento.

¿Pero qué es específicamente la cobranza adaptativa?

El término hace referencia al proceso de cobro basado en análisis de datos e inteligencia artificial, que se adapta al comportamiento de pago de cada deudor y a la etapa de cobranza en que se encuentra (preventiva, extrajudicial, etc.). 

Como tal, un sistema de cobranza adaptativa envía los mensajes de cobro en los días y horas que el cliente está más receptivo. Adicionalmente, la frecuencia y tono de los mismos se adecua a su perfil. En líneas generales es, prácticamente, la respuesta a cómo hacer cobranza altamente personalizada, diferenciada y acorde las exigencias de una sociedad cada vez más digitalizada y exigente. 

¿Y cómo mejorar la cobranza con este método adaptativo?

La gestión de cobranza automatizada y diferenciada en función del comportamiento del tipo de deudor y etapa de cobranza en la que se encuentra mejora, ante todo, la comunicación con el cliente. Esto, porque reciben los mensajes en el momento adecuado y con el tono preciso, sin generar mayores interrupciones y molestias.

Al respecto, debes tener presente que las estrategias de cobro a clientes deben acogerse a lo dispuesto en la Ley del Consumidor en materia de cobranzas extrajudiciales que, principalmente, apunta a que el cobrador no perturbe la intimidad del deudor, su situación laboral o buen nombre. Si le envías los mensajes de cobro en el momento propicio y con el tono adecuado, seguro no lo afectarás de ninguna manera y le darás el trato respetuoso que merece. 

Por supuesto, esta gestión de cobranza diferenciada puede incrementar la fidelización de clientes. Ten presente que, en cierta manera, es un mensaje personalizado (amable, comprensivo, directo, etc.) que genera más empatía y calidez.

Adicionalmente la cobranza adaptativa, al responder a momentos y comportamientos específicos del cliente, puede aumentar su disposición de pago. Esto es muy importante pues, al final, toda gestión de cobro debe orientarse a reactivar la relación comercial con el deudor.

Ya en lo que respecta a beneficios operacionales, cuando sabes cómo hacer cobranza adaptativa simplificas los procesos de forma considerable, lo cual deriva en un ahorro de tiempo, trabajo y recursos en las gestiones de cobro. Por supuesto, ese tiempo ahorrado puedes emplearlo en la ejecución de tareas de alto impacto para el crecimiento de tu negocio. 

Ahora que sabes cómo mejorar la cobranza a través de un sistema adaptativo, comienza a implementarla desde ya, pues aporta de manera significativa a tus esfuerzos de transformación digital y crecimiento. En ese sentido, apoyarte en empresas especializadas en la cobranza administrativa y prejudicial –como Cobrotech– te permite optimizar al máximo los esfuerzos a la hora de gestionar las cuentas por cobrar.